Por qué la xenofobia no debe existir en la contratación de personal de ferias

Por qué la xenofobia no debe existir en la contratación de personal de ferias

Author: Press A. - Company: Exp...
Share:

Por qué la xenofobia no debe existir en la contratación de personal para las exposiciones

Las ferias y exposiciones son eventos en los que anualmente se reúnen personas de cualquier nacionalidad para compartir su pasión por un determinado producto o servicio que se engloba en un sector de la economía. La interculturalidad se plasma categóricamente en las ferias y exposiciones, demostrando que las diferencias no son un motivo de división sino de interés, curiosidad y unión.

Es muy frecuente ver en las diferentes solicitudes de contratación de personal exigencias relacionadas con la nacionalidad, o peor aún, con el aspecto físico. Aunque las exposiciones sean un lugar para demostrar que las diferencias de ese tipo no son más que etiquetas impuestas a lo largo de la historia, aún existen barreras mentales que impiden la contratación de personas por sus cualidades profesionales sin tener en cuenta la ciudadanía que posean. Algunas de las razones por las que la xenofobia debería estar apartada en la contratación de personal son:

- Los del problema pueden ser otros, pero no usted
Aunque en la industria existan muchos prejuicios que impidan la contratación de determinadas personas según sus características físicas, usted no debería caer en ellos. Frecuentemente se argumenta que la contratación de una persona de una etnia distinta a la caucásica, o de una persona que hable el idioma nacional con acento de su país de origen puede dar una mala imagen a la empresa. Sin embargo, estos prejuicios solo se reflejan en las personas que lo imponen, debido a que los profesionales son mucho más que un color de piel o una nacionalidad.

- Las experiencias laborales pesan más que un pasaporte
Antes de contratar a alguien, siempre se deben tener en cuenta sus experiencias laborales. Cuando se realiza una entrevista de trabajo, siempre se suele considerar la empatía, la capacidad de concreción de proyectos, el trato con el público, la disposición a aprender y mejorar y muchas otras cosas. Sin embargo, la nacionalidad no debe estar entre ellas. Un nacional de un país africano que vive en Europa tiene mucho más difícil conseguir el mismo trabajo que un europeo, aunque tenga igual o más experiencia y capacidad para realizarlo.

- Los estereotipos se superan haciendo visibles a los excluidos
Aunque se crea que en las exposiciones la discriminación está a flor de piel, no existe mejor antídoto que la demostración que es producto de los miedos internos de quien la practica. Cuando se observa a un extranjero desenvolviéndose magníficamente durante una presentación en el marco de un evento de gran calibre, queda completamente demostrado que no había ningún argumento para discriminarlo. Haciendo visibles a quienes no lo son y dándoles la oportunidad que merecen se superan barreras y se gana en inclusión.

- Es una pérdida monetaria
La xenofobia no solo es mala; es cara. Discriminar a personas según su nacionalidad en el momento de la contratación de personal requiere un esfuerzo adicional que puede traducirse en el gasto de mucho más dinero. Además, si se contrata personal solo porque pertenecen a determinada etnia o país pero que no es capacitado, las pérdidas no tardarán en llegar y se tendrá que recurrir a la contratación de otra persona.